• Comunicación Equala

El test de Bechdel no alcanza para medir la desigualdad de género en el cine

A comienzos de julio, eldiario.es publicaba un artículo muy interesante en el que se analiza más de medio siglo de películas de animación bajo la lupa del Test de Bechdel, una prueba que revisa el papel de las mujeres en las películas.


La propuesta llamó nuestra atención y se nos ocurrió oportuna para esta época de vacaciones estivales, cuando el recurso de “vamos a ver una peli” es ideal para compartir ratos con niñas, niños y adolescentes… y si esas películas tienen un contenido que nos permita hablar sobre roles y estereotipos de género, mucho mejor.


La web de noticias tomó como muestra las 290 pelis de animación más taquilleras de la historia y las pasó por el filtro de este test que, con tres simples preguntas, se viene usando hace unos años con intención de visibilizar las desigualdades en la industria cinematográfica.


¿El resultado? 122 películas aprobadas, 113 suspensas y 25 en discusión porque, como aclaran en el artículo, “las tres reglas de Bechdel son muy concretas y no dan cabida a los matices”.


¿En qué consiste el test de Bechdel?


El test de Bechdel fue creado en una viñeta en 1985 por la historietista estadounidense Alison Bechdel, autora de los comics LGTBI+ Fun Home. Una familia tragicómica y El secreto de la fuerza sobrehumana, ambos editados por Reservoir Books y parte de tres ideas básicas para analizar cada película:


  1. Que haya dos mujeres y tengan nombre

  2. Que hablen entre ellas

  3. Y que ese diálogo no sea acerca de un hombre


Vieñeta The Rule, de Alison Bechdel, en la que dos amigas hablan sobre las tres reglas para ver una película: que por lo menos haya dos mujeres en ella, que hablen entre ellas y que el diálogo no sea acerca de un hombre.
La viñeta de Alison Bechdel que se convirtió en test de género para el cine.

Con respuesta afirmativa a las tres preguntas, la peli pasa la prueba. Simple. Básico. Tan viral que pasó de una viñeta a cientos de artículos en la web sobre las películas que aprueban o no aprueban el test e incluso, se llegó a usar en algunos cines de Estocolmo y la televisión por cable de Suecia la aplicó de forma oficial para determinar si la película promueve desigualdades de género, como podemos leer en este artículo de la revista Muy interesante.


¿Quiénes pasan y quienes no pasan el test de Bechdel?


Al revisar la lista del escrutinio de eldiario.es, puede chocar a la vista morada que aprueben películas como Cenicienta, La bella durmiente, La sirenita o Pocahontas, mientras otras pelis de animación -que nos gustan mucho por varias razones- como Akira no pasan el test.


En debate se quedan filmes de animación como Cars, Blancanieves y los 7 enanitos, Wall-E y Mulan. El caso de Canta es curioso, la primera está en discusión y la segunda, de 2021, directamente se queda en rojo.


No pasan el test todas las Ice Age y las Madagascar, Buscando a Nemo, Ratatouille, ni tampoco otras películas de anime además de Akira, como Gosth in the Shell o Jiang Ziya. Aunque, en este género sí aprueban El viaje de Chijiro y La princesa Mononoke, ambas del director japonés Hayao Miyazaki, cuyos personajes femeninos y feministas son analizados en este libro.


Gráfico de barras que resume qué porcentaje de películas aprueban, no aprueban o está en discusión de que aprueben el test de Bechdel. Década a década desde los años 70 hasta hoy en día.
Grtáfico del artículo de eldiario.es que analiza las películas que aprueban o no el test por décadas.

El análisis del artículo profundiza más allá de los listados y revisa la alta masculinización de esta industria, con pocas mujeres en puestos de responsabilidad y dirección. Todo ilustrado con infografías y gráficos comparativos para entrar en el detalle de la animación década a década.


Necesitamos una mirada más amplia


Probablemente Alison Bechdel jamás pensó que su viñeta cobraría este rol en el análisis fílmico con perspectiva de género, pero lo cierto es que, de tan básicas, estas preguntas no siempre serán justas con las películas.


"Con este trío de interrogantes, no se tiene en cuenta -por ejemplo- la naturaleza del argumento, la cantidad de personajes o el momento histórico de la película -nos explica Vanina Vázquez, técnica de Equala y conductora del podcast cinéfilo El Eclipse-. "Tampoco permite revisar el filme con una mirada interseccional, que nos sitúe en el origen, clase, creencias, edad, orientación sexual de quienes protagonizan las historias".


"Que dos mujeres hablen y no hablen sobre un hombre no quita que puedan encarnar roles y estereotipos de género que las vinculen a ámbitos como el cuidado o los trabajos domésticos, que las hagan buenas esposas o que su objetivo en la vida sea encontrar el amor romántico", ejemplifica.


Veíamos que Cenicienta es una de las películas que aprueban. Mucho podríamos escribir sobre ella y el concepto de amor que presenta, las desigualdades de clase, la envidia y rivalidad entre mujeres en función de un hombre y tantos otros aspectos que hacen que lo que menos interese sea que dos mujeres no hablen sobre un hombre.


El test de Bechdel ha puesto sobre la mesa la idea de pensar en la presencia y ausencia de mujeres en las producciones y narraciones y este es el valor que aporta el test.


Sin embargo, creemos que es necesario tener una visión más amplia y de conjunto que nos permita aprobar y desaprobar una película en función de más variables. Para no correr el riesgo de perder diversidad, creatividad y complejidad en las películas e historias.


La propuesta, entonces, es elegir una peli de las 290 -del lado de los resultados que prefieras- y hacernos otras preguntas, además de estas tres, en el coloquio familiar posterior al visionado.


¿Lo intentamos este verano?


31 visualizaciones0 comentarios